El aislamiento social y la soledad pueden causar problemas

LECTURA.-

Casi todo el mundo se siente solo en algún momento. Nos quedaríamos pasmados si nos dijeran el número tan grande de personas que viven absolutamente solas en nuestros pueblos y ciudades.

En el ámbito de la salud mental, se discrimina entre soledad deseada y soledad impuesta para referirse a la diferenciación entre soledad con consecuencias negativas (aparición de trastornos mentales) y soledad con consecuencias positivas (espiritualidad y autoconocimiento, creatividad y aprendizaje).

Se cuentan por decenas de miles la gente que no tiene familia ni amigos en nuestro país. Son demasiada gente aislada y eso nos lleva a preguntarnos por los peligros de la soledad y los riesgos que genera en nuestra salud.

Pero para otras personas, la soledad es una forma de vida, una que puede deberse no a la cantidad de personas a su alrededor sino a la falta de conexión con los demás. Y, según las investigaciones, la soledad crónica puede tener consecuencias adversas para tu salud.

Más allá de valoraciones de índole filosófica o metafísica, la soledad ha sido ampliamente estudiada,y hay tres características comunes al sentimiento negativo de soledad:

Experiencia estresante y displacentera.

Experiencia subjetiva que contrasta con la evidencia física de aislamiento social.

Resultado de deficiencias en relaciones interpersonales.

Riesgos de la soledad para la salud

Aunque es difícil medir el aislamiento social y la soledad de manera precisa, existe una fuerte evidencia de que muchos adultos de 50 años de edad o más están socialmente aislados o se sienten solos en maneras que ponen en riesgo su salud. Unos estudios recientes hallaron lo siguiente:
  • El aislamiento social aumenta significativamente el riesgo de una persona de morir prematuramente por todas las causas, un riesgo que podría rivalizar con el del tabaquismo, la obesidad y la inactividad física.
  • El aislamiento social se asoció a un aumento de casi el 50 % del riesgo de demencia.
  • Las relaciones sociales escasas (caracterizadas por el aislamiento social o la soledad) se asociaron a un aumento del 29 % del riesgo de enfermedad cardiaca y a un aumento del 32 % del riesgo de accidente cerebrovascular.
  • La soledad se asoció a mayores tasas de depresión, ansiedad y suicidio.
  • La soledad en los pacientes con insuficiencia cardiaca se asoció a un riesgo de muerte casi 4 veces mayor, a un aumento del 68 % del riesgo de hospitalización y a un aumento del 57 % del riesgo de visitas a la sala de emergencias.

Un pequeño estudio encontró que las personas que se sienten solas tienden a experimentar más interrupciones del sueño nocturno que aquellas que no lo hacen.

La soledad puede provocar una respuesta negativa del sistema endocrino y está ligada a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas o cáncer. Incluso está demostrado que quienes viven solos presentan un mayor riesgo de morir prematuramente.

Los seres humanos somos criaturas sociales. Sentir que somos parte de una comunidad nos ayuda a prosperar. A veces, sin embargo, tenemos dificultades para establecer y mantener las relaciones que nos sostienen.

Pero, que se puede hacer?

Hay cosas que puede hacer para protegerse a sí mismo o a un ser querido de los efectos negativos de la soledad y el aislamiento social. Primero, es importante cuidarse a sí mismo. Intente hacer ejercicio, comer saludablemente, dormir lo suficiente (de 7 a 9 horas) y realizar actividades que disfrute para ayudar a controlar el estrés y mantenerse lo más saludable posible, tanto mental como físicamente.

También es importante mantenerse activo y en contacto con los demás.

Las personas que participan en actividades productivas y significativas que disfrutan con otros tienen un sentido de propósito y tienden a vivir más tiempo. Por ejemplo, ayudar a otras personas a través del voluntariado lo ayuda a sentirse menos solo y le permite tener un sentido de misión y propósito en la vida, lo cual se relaciona con una mejor salud. Hay diversos estudios que muestran que actividades como estas pueden ayudar a mejorar su estado de ánimo, su bienestar y su función cognitiva.

Las siguientes son ideas adicionales para ayudarlo a mantenerse conectado. Recuerde tomar medidas para mantenerse seguro y activo . 

  • Encuentre una actividad que disfrute, retome un viejo pasatiempo o tome una clase para aprender algo nuevo. Puede divertirse y conocer a otras personas con intereses similares.
  • Programe tiempo todos los días para mantenerse en contacto con sus familiares, amigos y vecinos, ya sea en persona, por correo electrónico, en las redes sociales, con llamadas telefónicas o mensajes de texto. Hable con personas de su confianza y comparta sus sentimientos. Sugiera una actividad para ayudar a sustentar y fortalecer las relaciones existentes. Otra buena forma de mantener las amistades es enviándoles cartas o tarjetas.
  • Utilice tecnologías de comunicación como vídeo charlas, parlantes inteligentes o incluso robots de compañía para ayudarlo a mantenerse ocupado y conectado.
  • Si no sabe mucho de tecnología, inscríbase en una clase en línea o en persona en su biblioteca pública o centro comunitario para aprender a usar el correo electrónico o las redes sociales.
  • Piense en la posibilidad de adoptar una mascota si puede cuidarla. Los animales pueden ser una fuente de consuelo y también pueden reducir el estrés y la presión arterial.
  • Manténgase físicamente activo. No se olvide de hacer ejercicios en grupo, como unirse a un club de caminatas o ejercitarse con un amigo. Los adultos deben ponerse como meta realizar al menos 150 minutos (2 1/2 horas) a la semana de actividad física que les haga respirar con dificultad.
  • Conozca a sus vecinos.
  • Encuentre una organización religiosa donde pueda profundizar su espiritualidad y participar con otros en actividades y eventos.
  • Consulte los recursos y programas que hay en las agencias de servicios sociales, los centros comunitarios o de personas mayores y las bibliotecas públicas.
  • Únase a una causa y participe en su comunidad.

Pero las personas deben tomar sus propias decisiones. A algunas personas les puede gustar estar solas. También es importante notar que el aislamiento social y la soledad son dos aspectos distintos de las relaciones sociales y no están vinculados de manera significativa. Sin embargo, ambos pueden poner la salud en riesgo.



Compartir en google+ o Whatsapp

Hey... soy AGNUS® online

Soy AGNUS online. El Medio Digital que comparte los hechos y todas las curiosidades que ocurren en la red al estilo que siempre me ha caracterizado.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 Comentarios: